Somos tejedoras y tejedores de una lucha que la parió el amor, por  nuestros seres queridos detenidos - desaparecidos y que se ha enriquecido al servicio de la defensa de los derechos humanos.”

ORIGEN

La Desaparición Forzada en Colombia,  comienza  a aplicarse en el marco de la doctrina de la seguridad Nacional, a finales de la década de los setenta, incrementándose en la década de los ochenta, como modalidad  represiva y sistemática para eliminar opositores políticos y como  mecanismo de represión, cuando se institucionaliza la violación de Derechos Humanos en este país. El primer caso registrado como desaparición forzada en Colombia y reconocido como modalidad represiva para eliminar opositores políticos al régimen, se remonta al 9 de septiembre de 1977, con la detención desaparición de Omaira Montoya Henao, bacterióloga de 30 años, con tres meses de embarazo y militante de izquierda.

En estas dos décadas este crimen atroz se caracterizó por ser selectivo, previa vigilancia, seguimientos, operativos de inteligencia y ejecución por parte de organismos de seguridad del Estado sobre las víctimas.

 

Los familiares de las víctimas, con el dolor, la angustia e incertidumbre de no saber lo que estaba sucediendo con sus seres queridos, Detenidos - Desaparecidos y ante los interrogantes de ¿Quién se los había llevado? ¿Por qué se los habían llevado? Pero sobre todo ¿Dónde estaban? Acudieron a las autoridades gubernamentales con la esperanza de obtener respuestas y con la confianza del regreso inmediato a casa de sus seres queridos. Y por el contrario fueron   atendidos con frases ofensivas y sarcásticas, que no solo ponían en duda la ocurrencia de los hechos, sino que además, afectaban la dignidad y el buen nombre de los desaparecidos, asumiendo una total negación de la ocurrencia de esta práctica represiva en Colombia. 

Ante la situación de insensibilidad, de  no respuesta y de negación, los familiares de los  detenidos- desaparecidos deciden aunar esfuerzos en la búsqueda, organizándose como  Asociación de Familiares de Detenidos- Desaparecidos ASFADDES  y el 4  febrero de  1983, salieron por primera vez a la calle armadas y armados,  con las fotos y los  nombres  de sus seres queridos escritos en pancartas, con el dolor ahogado en la garganta y sus voces exigiendo  su aparición con vida, y el juicio y castigo a los culpables, apoyados por un grupo  de  estudiantes afectados y dolidos también por la ausencia de sus compañeros de aulas. 

En ese tortuoso inicio de solitaria  denuncia callejera, los familiares de los desaparecidos  buscaron el apoyo y solidaridad, de las Asociaciones de familiares de otros países  latinoamericanos congregados en  la Federación Latinoamericana de Asociaciones de  Familiares de Detenidos- Desaparecidos FEDEFAM, que tenía un proceso de trabajo a   nivel de las instancias internacionales,  especialmente una naciente interlocución con el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e involuntarias de la ONU como también  una labor de incidencia con la Comisión de Derechos Humanos de la OEA.

MISIÓN

ASFADDES orienta y asesora en la denuncia y búsqueda a las familias de las víctimas cuando las desapariciones tienen su razón en la actividad política, comunitaria o por un compromiso en la concreción de la justicia social. Asimismo, desarrolla un trabajo de acompañamiento y asistencia psicosocial a las familias con apoyo de organizaciones especializadas en búsqueda de verdad justicia y reparación.

VISIÓN

La organización trabajara mancomunadamente con las organizaciones de derechos humanos tanto locales como internaciones para dar con el paradero de los desaparecidos y dar castigo a los culpables contribuyendo a su vez con la búsqueda de la verdad, dando apoyo a las familias y por sobretodo trabajando por la erradicación de la desaparición forzada en Colombia.

OBJETIVOS INSTITUCIONALES

  • Búsqueda: Acompañar a los familiares en la búsqueda del desaparecido y el rastreo en los cuerpos encontrados como NN, exhumaciones, identificación y restitución de los restos, cuando son halladas muertas las víctimas
  • Apoyo: Apoyar moral y físico a los familiares de personas desaparecidas en la búsqueda, denuncia y seguimiento de los casos ante las instancias judiciales, para establecer las circunstancias de tiempo modo y lugar en que se sucedieron los hechos. 
  • Justicia: Promover mecanismos jurídicos y políticos para lograr, la sanción a los responsables materiales e intelectuales y la reparación ética, moral e integral de las familias y de la sociedad por parte del Estado, como garante constitucional de los derechos humanos. A tal efecto, ASFADDES, brindará apoyo y acompañamiento jurídico 
a los familiares de las víctimas.
  • Compromiso: Impulsar y apoyar la  organización de base de familiares de Detenidos-Desaparecidos, brindando espacios de capacitación y formación, desde todas las áreas, que contribuyan a la consolidación del trabajo colectivo, con investigación y acción participativa.
  • Promoción: Promover espacios de intercambio de experiencias y reflexión para la comprensión de la modalidad represiva de la desaparición forzada; orientación en la búsqueda de los Detenidos-Desaparecidos, con base en el principio de solidaridad.

ORGANIZACIONES